Los agricultores que tienen sus explotaciones en zonas de montaña o en zonas con limitaciones naturales, debido a las dificultades naturales de estas zonas, obtienen en sus explotaciones rendimientos más bajos que los agricultores que tienen sus explotaciones situadas fuera de estas zonas.

Esta medida pretende apoyar a los agricultores que tienen sus explotaciones en zonas de montaña o en zonas con limitaciones naturales: se trata de una ayuda compensatoria que reduzca las diferencias existentes.

Esta medida dará respuesta fundamentalmente a dos de las necesidades identificadas relativas a:

  • Mejorar y ampliar el uso de técnicas de conservación de suelos (necesidad 13), a la que contribuirá especialmente la submedida 13.1.
  • Aumentar la capacidad de los ecosistemas agrarios y forestales para capturar gases efecto invernadero (necesidad 17), a la que contribuirá especialmente la submedida 13.2.

A través de la submedida 13.1 se apoyarán las zonas con limitaciones derivadas de su localización en zonas de montaña. En particular, se consideran zonas de montaña los municipios de Caravaca de la Cruz y Moratalla y los polígonos catastrales del municipio de Lorca siguientes: del 1 al 35 y el 38, del 191 al 251, del 257 al 299, del 319 al 322, del 330 al 333 más el 309 y el 328.

A través de la submedida 13.2, y hasta el momento en que se defina una nueva delimitación al respecto de las zonas con limitaciones naturales específicas, se apoyarán las zonas con riesgo de despoblamiento que se definieron en el marco del PDR 2007-2013 de la Región de Murcia. Se consideran zonas con riesgo de despoblamiento los siguientes municipios: Jumilla, Yecla, Abanilla, Fortuna, Bullas, Cehegín, Albudeite, Mula, Pliego, Campos del Río.
Contribución a los objetivos transversales

La rentabilidad de las explotaciones situadas en zonas de montaña o en zonas con limitaciones naturales, es escasa y es de suponer que en el futuro empeore debido a que, como consecuencia del cambio climático, las limitaciones pueden ser mayores.

Esta escasa rentabilidad pone en peligro su supervivencia y, por lo tanto, la importante contribución de la agricultura a la conservación del medio ambiente al actuar como elemento de conservación de suelos, mantenimiento de la biodiversidad y sumidero de CO2.

Por lo tanto es evidente que esta media contribuye a la atenuación del cambio climático y al mantenimiento de las condiciones medio ambientales de los ecosistemas agrarios.

Promover la eficiencia de los recursos y fomentar el paso a una economía baja en carbono y capaz de adaptarse al cambio climático en los sectores agrario, alimentario y forestal

  • Fomentar la conservación y captura de carbono en los sectores agrícola y forestal.
  • Incidir en el mantenimiento de determinadas superficies, específicamente las zonas más desfavorecidas con cultivos como la vid, el olivo, el almendro. Superficies éstas que, en caso de no contar un adecuado apoyo, serían abandonadas, disminuyendo de este modo el potencial de los ecosistemas agrarios de la Región para capturar dióxido de carbono.

Efectos secundarios de la medida:

  • Restaurar, preservar y mejorar los ecosistemas dependientes de la agricultura y la silvicultura.
  • Restaurar y preservar la biodiversidad, incluido en las zonas Natural 2000 y los sistemas agrarios de alto valor natural y los paisajes europeos.
  • Mejorar la gestión del agua.
  • Mejorar la gestión del suelo.

El alcance de la medida se extiende a las siguientes submedidas:

 

Consulte la normativa haciendo click debajo.

Normativa

 

<
 
>