Las inversiones de esta Medida se orientarán al cumplimiento de los objetivos medioambientales que garantizan el desarrollo de las zonas rurales mediante la gestión forestal sostenible, promoviendo la rehabilitación, preservación y mejora de los ecosistemas relacionados con la silvicultura.

La silvicultura forma parte integrante del desarrollo rural y para la mitigación del cambio climático de dichas zonas rurales se debe incluir la ayuda al desarrollo de las zonas forestales y la gestión forestal sostenible para lo que es preciso, invertir en la restauración de bosques dañados por incendios u otros desastres naturales y catástrofes, así como medidas de prevención pertinentes, que deben formar parte de un plan de protección de los bosques, en el cual se incluya la prevención y control del estado sanitario de los mismos.

Todo ello con el objetivo de garantizar la gestión sostenible de los recursos naturales y la acción por el clima y prevenir la erosión de los suelos y mejorar la gestión de los mismos, dos de las seis prioridades de la Política de desarrollo rural de la PAC, la 5 y la 6 concretamente.

Las inversiones de esta medida se destinarán al cumplimiento de los objetivos medioambientales, a la creación de servicios ecosistémicos, o que potencien el carácter de utilidad pública de los bosques y superficies forestales de la zona de que se trate o aumenten el potencial de mitigación del cambio climático de los ecosistemas, sin excluir los beneficios económicos a largo plazo.

Además, las inversiones de esta medida se destinarán a tecnologías forestales, y al procesado, movilización y comercialización de los productos forestales, inversiones que redunden en un aumento del valor añadido de los bosques objeto de la ayuda.

Por lo tanto, las medidas forestales propuestas en el PDR, que básicamente coinciden con las descritas anteriormente (reparación de zonas incendiadas, prevención de incendios y otros desastres naturales, así como las inversiones para aumentar la capacidad de adaptación de los ecosistemas forestales), harán frente a la escasez de agua y a la erosión.

 

Las submedidas 8.3, 8.4 y 8.5 contribuyen a la Prioridad 4 debido a su vertiente preventiva y de restauración frente a incendios y otros desastres naturales, ya que se interesa en restaurar, preservar y mejorar los ecosistemas de pendientes de la agricultura y la silvicultura.

La submedida 8.1 a la Prioridad 5 por su incidencia en la captura de carbono ya que incide en el paso a una economía hipocarbónica y capaz de adaptarse al cambio climático en el sector agrícola, alimentario y silvícola.

Sinergias con otras medidas 

La sinergia con las medidas reflejadas en los artículos 14 y 15 del Reglamento 1305/2013 es clara debido a las importantes mejoras en la gestión sostenible del medio forestal que se pueden conseguir con la introducción de los aspectos medioambientales entre los contenidos de las acciones de formación, información y asesoramiento.

Además, el apoyo en materia de asesoramiento puede valorizar entre los propietarios y gestores privados la toma de decisiones de inversión en materia forestal (prevención de incendios y desastres
naturales, aumento del valor medioambiental de los bosques, etc.).

La medida de cooperación (artículo 35) presenta también posibles sinergias con la medida forestal, sobre todo en lo que a cooperación entre los agentes susceptibles de formar la cadena de distribución del suministro sostenible de biomasa se refiere, y a su contribución al
aumento en la gestión eficiente de los recursos naturales en general y forestales en particular.

Para lograr cubrir todos los elementos mencionados, se prevé implementar las siguientes submedidas:

 

<
 
>