Las inversiones de esta medida se orientan al cumplimiento de los objetivos medioambientales que garantizan el desarrollo de las zonas rurales mediante la gestión forestal sostenible, promoviendo la rehabilitación, preservación y mejora de los ecosistemas relacionados con la silvicultura.

La silvicultura forma parte integrante del desarrollo rural y para la mitigación del cambio climático de dichas zonas rurales se debe incluir la ayuda al desarrollo de las zonas forestales y la gestión forestal sostenible para lo que es preciso, invertir en la restauración de bosques dañados por incendios u otros desastres naturales y catástrofes, así como medidas de prevención pertinentes, que deben formar parte de un plan de protección de los bosques, en el cual se incluya la prevención y control del estado sanitario de los mismos. (Más información)

Para lograr cubrir todos los elementos mencionados, se prevé implementar las siguientes submedidas:

<
 
>